TICKETS

Huyendo de cualquier contaminación estilística y tendenciosa, esta joven artista de Hamburgo se perfila como una rara avis dentro de este mundillo de la electrónica, en el que lo femenino sigue siendo algo residual y hasta desgraciadamente marginado. El caso es que la teutona apuesta valientemente por una colección de temas techno y electro, con chutes de acid y pellizcos de ambient, en la que todo suena de verdad, sin trampa ni cartón. El sonido le sale así desde las tripas y desde su intrínseca crudeza, aridez y un libérrimo sentido de lo que es y debe ser. El techno de Hauff gruñe, mancha y encanta, esa es su máxima e imposible virtud.