TICKETS

Con una voz a medio camino entre Paolo Nutini y Finley Quaye y la arrogancia de Liam Gallagher, Tom Grennan es una estrella en ciernes. Su voz grave de trovador es su seña de identidad. Su álbum de debut, "Lighting Matches" tiene el rollo callejero de Jamie T, la gracia de Amy Winehouse y la pompa cinematográfica de la primera Florence. Una artista al que no perderle el ojo.